miércoles, septiembre 27, 2006

Paulo...



A veces nos invade una sensación de tristeza que no logramos controlar. Percibimos que el instante mágico de aquel día pasó, y que nada hicimos. Entonces la vida esconde su magia y su arte.
Tenemos que escuchar al niño que fuimos un día, y que todavía existe dentro de nosotros. Ese niño entiende de momentos mágicos. Podemos reprimir su llanto, pero no podemos acallar su voz.
Ese niño que fuimos un día continúa presente.
Bienaventurados los pequeños, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Si no nacemos de nuevo, si no volvemos a mirar la vida con la inocencia y el entusiasmo de la infancia, no tiene sentido seguir viviendo.
Existen muchas maneras de suicidarse. Los que tratan de matar el cuerpo ofenden la ley de Dios. Los que tratan de matar el alma también ofenden la ley de Dios, aunque su crimen sea menos visible a los ojos del hombre.
Prestemos atención a lo que nos dice el niño que tenemos guardado en el pecho. No nos avergoncemos por causa de él. No dejemos que sufra miedo, porque está solo y casi nunca se le escucha.
Permitamos que tome un poco las riendas de nuestra existencia. Ese niño sabe que un día es diferente a otro.
Hagamos que se vuelva a sentir amado. Hagamos que se sienta bien, aunque eso signifique obrar de una manera a la que no estamos acostumbrados, aunque parezca estupidez a los ojos de los demás.
Recuerden que la sabiduría de los hombres es locura ante Dios. Si escuchamos al niño que tenemos en el alma, nuestros ojos volverán a brillar.
Si no perdemos el contacto con ese niño, no perderemos el contacto con la vida...


Paulo Coelho

10 comentarios:

Pp. dijo...

Sigo siendo ese niño, por eso no se en donde está, es que ese niño soy yo, y así como soy ... es asi que me pierdo =S, el contacto con la vida, ese niño creció... ayy con este post...
__
Hola, saludos ;-)

Eros dijo...

El niño que llevamos dentro reclama amor del bueno...

Salutes

mafalda dijo...

....
Hola tocayita:

Oyeme que linda mosalbeta es usted mi reina.... eres jovencita y muy linda.
Yo lo único que deseo no perder en esta mi vidurria es la capacidad de asombro, te invito a hacer lo mismo.
Paulo Coelho mmmmmmmm... la mera verdad no gustarme a mi.

Envío un fuerte abrazote desde aqui mis tierras aztecas.

Mafalda

Mafalda dijo...

la escencia del niño no se nos puede perder...

Salva dijo...

Yo todavía me siento como un niño :-(

Paulo Cohelo a más de uno nos hace reflexionar y a más de uno nos hace felices!

Un saludo Mafi!

Yessi dijo...

Sería un pecado perder a nuestro niño interior.....por el contrario hay que disfrutarlo.

Saludos.

Bob dijo...

Para que decir mas?

Saludos y gracias por la visita

Dr. Bob

Bohemio torturado dijo...

lo odie, y se fue,, creo que volvio, estaba en los ojos de otra niña. lo recuperare, aunque no lo querre...

Cleo dijo...

Tan bello Paulo y sus palabras...
Gracias a Dios soy una niña eterna, nunca me averguenzo de ello y disfruto la vida a mi manera...
Buen post...:d

Nykkä dijo...

De verdad me encanta ese pedazo de Coelho, bueno, ese y muchos más...me aalegra que publicaras algo de él, niña, besitos y feliz fin de semana
*aún conservo cosas de niña :)
Besos -*